jump to navigation

MUERTO DE FRÍO enero 2, 2017

Posted by Manuel in general.
add a comment

Crucé el parque a la carrera, llorando. Después, papá y yo volvimos para recorrer cada rincón y alrededores gritando ¡Ananda!, preguntando a vecinos y viandantes si habían visto un cachorro blanco de labrador. Evitamos el banco del borracho y su habitual hedor a vino y orín, desde la distancia pudimos comprobar que allí tampoco estaba.

Das un último trago del cartón de vino para entrar en calor y para tener valor. Contemplas los nudillos blancos de tus manos agarradas a la barandilla de la azotea mientras rememoras la imagen de hace solo un rato, cuando la vejez te preguntó desde el espejo de los aseos por tus sueños de juventud. Entonces localizas, allá abajo, al perrillo que andaba buscando un chaval del barrio.

¿Serían esos ladridos los suyos? Me asomé al balcón y pude verlo, revolviéndose incómodo entre los brazos del borracho. “Tú quédate aquí”, me ordenó papá. La farola que revelaba la caída de los primeros copos de nieve alumbraba la escena: papá recibiendo a Ananda de manos del borracho, y a este dando media vuelta sin aceptar un billete. Volé hacia la puerta de la entrada, ansioso por abrazar el regalo de Navidad que creí perdido, pero mamá me detuvo. “Antes hay que bañarlo”, dijo.

Nunca olvidaré el momento en el que papá nos lo comunicó, a la hora de la comida del día siguiente, mientras extendía el brazo para coger un trozo de pan del canasto: “El borracho amaneció muerto, pobre, congelado sobre su banco”.

A veces pienso que no fue el temporal lo que lo mató de frío.

Viaje Cero: Los marineros que sembraban civilización diciembre 13, 2014

Posted by Manuel in general.
Tags: , , , , , , , , ,
add a comment

A diferencia de otros autores que también escriben sobre el origen de la civilización y los misterios del pasado, yo no creo que exista una conspiración por parte del estamento científico para ocultar lo evidente: que hace cinco milenios llegamos a comprender el propósito de la vida en un grado muy superior al actual. En aquel entonces estudiamos el cielo y la tierra, cruzamos mares y océanos, y para poder asimilar tanto conocimiento desarrollamos unas matemáticas sencillas que nos permitían estimar con precisión nuestra localización física sobre un planeta esférico, pero sobre todo nuestra posición espiritual como seres humanos en el ciclo de la vida y la muerte.

Los mitos, tan denostados como fuente de conocimientos objetivos, nos hablan de una época dorada en la que las ciudades se construían en las costas y sin muros. El desarrollo de la tecnología de los metales —particularmente la del hierro—, lejos de traer progreso trajo guerras, ignorancia y el abandono progresivo de los viajes transoceánicos… pero ésa es otra historia, de hecho ésa es la Historia, y Viaje Cero de lo que trata es de lo que sucedió antes, de la pre-historia.

Viaje Cero es la secuela o continuación natural de Marineros de piedra, un libro en el que aplico lo aprendido en el proceso de publicación del que fue mi primer libro sin perder el rigor investigativo. Por ejemplo, aquí opto por la primera persona en lugar del tono impersonal de la tercera utilizado en el anterior.

Comienzo Viaje Cero con un capítulo introductorio resumiendo los principales descubrimientos recogidos en Marineros de piedra. Aporto luego las pruebas de la presencia de los marineros ibéricos por todo el orbe terráqueo, y cómo fueron ellos quienes dieron origen a las que están consideradas como las primeras civilizaciones: en Mesopotamia, Egipto, América, India o las islas del Pacífico. Continúo con una descripción detallada de la cosmología de los atlantes, los constructores ibéricos de megalitos, y por último explico el origen del Zodiaco y de la Civilización.

Disponible en Amazon.

¡Edición revisada! abril 22, 2013

Posted by Manuel in general.
Tags: , , , , , , , , ,
add a comment

Marineros de piedra: El origen celeste y atlántico de la Civilización ha sido el primer libro que he publicado. En sus ocho meses de existencia, he vendido y distribuido unos 600 ejemplares de la versión en inglés y unos 100 de la española, lo que no está nada mal para ser un libro autopublicado.

Por otra parte, el libro ha recibido hasta la fecha más de 100 comentarios en Goodreads, con una muy buena calificación media, casi cuatro estrellas (exáctamente 3,95 al día de hoy).

Algunos expertos, como Neil Wiseman (prestigioso crítico de The Megalithic Portal), o escritores como Gavin Menzies (autor de 1421 y The Lost Empire of Atlantis), la doctora Anna Ntinti (historiadora especializada en Platón), o el doctor Reinoud de Jonge (experto en el arte megalítico), entre muchos otros, han escrito excelentes críticas sobre mi libro.

Todo esto está muy bien… pero no es suficiente. Durante estos meses, los detalles a ser modificados se fueron acumulado, hasta que finalmente me decidí a producir una nueva edición. La principal razón fue revisar completamente el texto de la versión en inglés, tarea en la que han colaborado numerosas personas, aunque debo señalar a una en especial, a mi amiga galesa Gill… Diolch yn fawr!

Aprovechando esa intervención editorial, decidí introducir varias modificaciones con el fin de facilitar su lectura. Por ejemplo, trasladé las notas al pie al final de cada capítulo, mejoré la calidad del papel y del tipo de letra, y aumenté considerablemente el número de páginas para dar cabida a figuras y fotos de mayor tamaño y calidad. Además, inversamente proporcional al aumento de calidad, ¡le he bajado el precio!

Ahora sólo espero que lo disfrutéis… y que continuéis dándome vuestra opinión. ¡Muchas gracias!

P.D. Al hacer clic en la portada del libro (esquina superior derecha) podéis ver los detalles en Amazon.es (también disponible en la mayoría de sus filiales internacionales).

La Atlántida en Iberia noviembre 9, 2012

Posted by Manuel in general.
Tags: , , , , , , , , ,
add a comment

La siguiente crítica acaba de aparecer en uno de los portales sobre megalitismo más serio y popular: The Megalithic Portal. A continuación incluyo su traducción al español:

Marineros de piedra asocia los principales monumentos megalíticos del Reino Unido, Francia, España y Portugal con la intención cohesionadora de una gran cultura.

Utilizando como modelo el reflejo de la bóveda celeste con sus elementos fijos y móviles, el Dr. Gómez Vega propone  y describe en detalle una tradición monárquica sucesoria regulada por un ciclo lunar que se repite cada diecinueve años.

El autor examina con gran detalle la posición y el significado de varias estrellas, constelaciones y planetas prominentes, así como del Sol y la Luna, y expone cómo estos y otros importantes factores astronómicos acabaron por plasmarse indeleblemente en los ritos de una celebración sofisticada y civilizada propia del Rex Nemorensis, es decir, del regicidio ritual.

En base a los puntos cardinales de las islas británicas, el norte es asociado al territorio de la clase sacerdotal, el este al renacimiento de la vida, el oeste a la muerte, y el sur a una función funeraria relacionada con el submundo.

Así pues, Skara Brae, en el norte, es donde se establecieron quienes promulgaron las doctrinas religiosas. La dirección del sol naciente hacia el este señalaba consistentemente la venida de la Vida. El oeste, en particular Newgrange en Irlanda, es donde tenían lugar las inhumaciones reales, y Carnac, erigido en el sur de Bretaña e intencionadamente sobre el mismo meridiano que las islas Orcadas, es donde levantaron el gran panteón real en el que consagraron a sus venerados reyes en piedras.

El centro de este vasto escenario de tierra y agua estaba originariamente sobre el complejo megalítico de Avebury, con sus múltiples anillos de piedra, túmulos y avenidas. La colina próxima de Silbury Hill se levantó para señalar un elemento clave: el reflejo de Rigel, la estrella alfa de la constelación de Orión, un elemento de suma importancia dentro de la fascinante tesis propuesta.

Con el paso del tiempo detectaron desviaciones en las posiciones de las estrellas debido al avance inexorable de la precesión de los equinoccios, y, como consecuencia, se vieron en la necesidad de erigir un nuevo monumento en el que continuar sus prácticas, diseñado para acomodar el deslizamiento del calendario astronómico durante los siglos venideros. Y así fue cómo Stonehenge fue finalmente erigido, incorporando con elegancia los diversos aspectos de una cultura más definida, en el que poder continuar celebrando la renovación de los reyes. En su interior se consolidaba el linaje de sangre azul mediante ritos matrimoniales propiciatorios que aseguraban la gobernación durante los siguientes diecinueve años.

A partir de las pruebas que son proporcionadas a cada paso, el lector es guiado hacia la componente marina de la tesis del libro. Se propone que alrededor de la edad de quince años, el príncipe heredero debía emprender un largo viaje iniciático a tierras lejanas donde tiempo atrás los constructores de megalitos habían establecido lazos comerciales y culturales. Hasta las islas Canarias, a través del estrecho de Gibraltar, hasta Grecia y por el norte de África hasta Egipto, los príncipes viajaban a la búsqueda de conocimientos más allá del mundo conocido.

Estimada su duración en cuatro años, los viajeros regresaban a “Hiperbórea” justo a tiempo para que los jóvenes príncipes, ahora educados y maduros, se presentasen en Stonehenge procedentes del este para emparejarse a las novias designadas, y para proceder al regicidio ritual de sus padres por medio del cual ascendían a los tronos.

Debido a la distancia de los siglos, y a la catástrofe cultural que en torno al año 1628 a. C. supuso la devastadora erupción del volcán Thera de la isla Santorini en el Mar Egeo, de dicho viaje pervivirían solo ecos que acabarían por dar forma al mito de Jasón y los argonautas, así como a otros mitos y hasta a la leyenda de la Atlántida.

Uno de los aspectos más seductores del trabajo del Dr. Gómez Vega es que nunca involucra al lector en la tediosa dialéctica del: «Yo tengo razón / los demás están equivocados», tan común en las interpretaciones alternativas. El suyo es un análisis fresco de las pruebas pertinentes, algo que a menudo se echa en falta en otros trabajos. Tampoco intenta derribar el consenso establecido, sino que nos ofrece una interpretación diferente de los hechos, al tiempo que va introduciendo los nuevos datos.

Hay algunas omisiones. Por ejemplo, el henge Thornborough no es mencionado, lo que me pareció extraño ya que seguramente el famoso triple-henge de Yorkshire es un reflejo del cinturón de Orión, una constelación que desempeña un papel clave en la propuesta del Dr. Gómez Vega, así que ¿dónde está?

Hay unos pocos errores. Algunos aspectos de Stonehenge se omiten, algunas de las fases cronológicas no se abordan y se han reposicionado ligeramente uno o dos elementos con respecto a los ejes cardinales. Se ha asignado un significado a los hoyos Y y Z quizá algo forzado con respecto a la datación arqueológica. Se enumeran las piedras estacionadas del 1 al 4 en lugar de utilizar la nomenclatura Flinders Petrie de uso general, del 91 al 94. Pero no son estos errores insalvables para la hipótesis sino más bien lapsos. Ciertamente no es el caso del castillo de naipes que al fallarle una carta se viene abajo.

Aunque escrito en inglés, el idioma nativo del Dr. Gómez Vega es el español. El libro está francamente bien estructurado, si bien el lector encontrará unos pocos trabalenguas y tiempos verbales inusuales, que en ningún caso suponen un impedimento. [Nota: este párrafo se refiere, lógicamente, al libro en su versión inglesa, titulado Sailors of Stonehenge].

Quienes buscan una explicación cohesiva del mundo megalítico encontrarán en estas páginas un tesoro de información bien razonada, capaz incluso de enlazar sus partes más dispersas. Contiene también elementos poderosos que apoyarían la cada vez más defendida creencia de una realeza megalítica, y descripciones sobre los métodos con los que operaba. Para los inclinados a las asociaciones de corte astronómico, Marineros de piedra es su libro.

3,5 de 5 estrellas.

 -ND Wiseman, Crítico de “El Portal Megalítico” (megalithic.co.uk)

8 de noviembre de 2012

Marineros de piedra septiembre 16, 2012

Posted by Manuel in general.
Tags: , , , , , , , , ,
2 comments

He tardado cuatro años en escribir “Marineros de piedra” pero valió la pena. He tenido que estudiar prehistoria, astronomía, arqueología, mitología, navegación… y el mero hecho de haber adquirido conocimientos acerca de todas estas materias ya recompensa con creces las miles de horas invertidas.

Cuando ahora contemplo un cielo estrellado o la línea del horizonte sobre los océanos -visiones idénticas a las de nuestros antepasados- las percibo como paisajes familiares que de alguna manera me conectan con ellos a través de los miles de años que nos separan.

Tras la lectura de “Marineros de piedra” tú también puedes compartir esa misma sensación, porque, independientemente de que estés de acuerdo o no con las teorías que en él propongo, aprenderás sobre todos estos temas sin casi darte cuenta.

Quería incluir tantas ilustraciones como hiciesen falta para hacer su lectura más didáctica y agradable, y terminé insertando casi una ilustración por página. También, para desahogarlo, elegí un formato ligeramente mayor que el típico 9×6″, y decidí (en contra del consejo de los editores) incluir notas al pie allí dónde era necesario aclarar un punto o añadir información suplementaria, con el único objetivo de no perder a ningún lector.

Si acerté o no está por verse, ya me lo diréis.

Si creéis que vale la pena darlo a conocer, prestadlo o indicad cómo conseguirlo. ¡Gracias por ayudarme, y espero que lo disfrutéis! (Por cierto, os agradecería que dejaseis vuestros comentarios en la página de Amazon, que ahora luce tan desangelada).

“Marineros de piedra” se puede comprar en cualquiera de las filiales de Amazon. Haciendo clic en la imagen de la foto de su portada, situada en la barra lateral de este blog, se accede a Amazon.es (España). La filial española de Amazon todavía no permite mirar dentro de los libros antes de comprarlos pero sí las demás, así que si deseas echarle un vistazo parcial antes de decidirte puedes hacerlo en estos enlaces: Marineros de piedra en EE. UU. o Marineros de piedra en GB.

También lo he publicado en inglés como Sailors of Stonehenge (USAGB), firmado con mi nombre abreviado: Manuel Vega.

Advertencia: Además de conocer la verdadera historia de Stonehenge o la Atlántida, “Marineros de piedra” puede cambiar todos tus pre-juicios sobre la historia de la humanidad.

Almendres: el primer monumento real junio 9, 2011

Posted by Manuel in megalitismo.
Tags: , , , , , , ,
add a comment

El crómlech ibérico de Almendres (Alentejo, Portugal) sería el lugar original donde los constructores de megalitos y sus antecesores se reunían, al menos desde el quinto milenio a. C., para celebrar la llegada de la primavera, cuando el Sol “derrotaba” a la Luna.

Debido a lo sagrado del lugar, sería también en este enclave donde los distintos pueblos de Iberia se reunieron por primera vez para constituir el origen de una confederación de reinos, y elegir el solsticio de verano como el momento en el que renovar a sus reyes.

La visibilidad de la escena celestial que los constructores de megalitos contemplaban durante la renovación de sus reyes –la salida simultánea de las constelaciones de Leo y Orión- fue el factor clave que motivó un cambio de la ubicación donde celebraban dicho evento, desde Iberia a Gran Bretaña, concretamente desde Almendres a Avebury.

Almendres sería, por lo tanto, el lugar de partida original del viaje iniciático de los príncipes de los constructores de megalitos, cuyas aventuras llegarían milenios más tarde hasta la Grecia clásica en la forma del mito de Jasón y los Argonautas.

Jasón y los Argonautas: el gran viaje iniciático junio 2, 2011

Posted by Manuel in megalitismo, mitos.
Tags: , , , , , , , ,
add a comment

Como ya explicamos en el artículoo dedicado a las islas Orcadas, el mito de Hiperbórea podría estar relacionado con los constructores de megalitos, pero hay otro mito que contiene referencias incluso más explícitas a esta correlación, y ese es el que narra el viaje de Jasón y los Argonautas, cuyo tema central es, apropiadamente, la renovación de la monarquía.

Sucintamente, el reino de Iolcos (Tesalia, Grecia) estaba reinado por el tío de Jasón, Pelías, el cual había derrocado a su hermano, el legítimo rey y padre de Jasón. El mito comienza con una profecía recibida por Pelías, según la cual será depuesto por alguien que llegará al reino calzando una única sandalia. Jasón, en su camino para encontrarse con Pelías y reclamarle su derecho al trono, ayuda a una anciana (la diosa Hera disfrazada) a vadear un río y termina por perder una de sus sandalias. Más tarde, Jasón es anunciado a Pelías como el extranjero de una sola sandalia, por lo que el rey sabe de inmediato que el hombre de la profecía ha llegado. Pelías se compromete a ceder la corona a su sobrino con una condición, que Jasón se ve obligado a aceptar por medio de una argumentación astuta, y es que antes ha de recuperar el Vellocino de Oro, la piel con la lana de un carnero sagrado.

Jasón recluta unos cincuenta grandes héroes, heroínas y nobles para llevar a cabo la peligrosa misión. Lo primero que hacen es construir un gran barco al que llaman Argo (posteriormente inmortalizado en el cielo como la constelación Argo Navis), en el que luego zarparán con el fin de recuperar el Vellocino de Oro.

La extraña, incluso absurda, profecía del visitante de la “única sandalia”, gana todo su significado cuando se reconecta con su origen cósmico. La escena celestial representada durante la ceremonia de renovación monarquía proporciona dicha conexión. Así, el par de estrellas que se corresponden con las piernas de la constelación de Orión, a finales del cuarto milenio a. C. no salían por el horizonte al mismo tiempo, sino que Rigel se adelantaba ligeramente a Saiph.

En Avebury, la salida de Rigel indicaba el momento preciso en el que los príncipes, simbolizando a Orión, salían del Santuario en dirección al henge, es decir, justo cuando una de las “sandalias del gran cazador” todavía no era visible. Entre las constelaciones de Orión y Leo se encuentra la Vía Láctea, lo que explicaría por qué Jasón pierde una sandalia al cruzar un río.

La conexión entre los constructores de megalitos y el mito de Jasón y los Argonautas se puede detectar también muy claramente en una de las primeras aventuras del héroe, cuando debe colocar un yugo a un par de toros que escupen fuego para arar una tierra y luego sembrar en los surcos unas semillas muy inusuales: los dientes de un dragón. Difícilmente podríamos encontrar una alegoría más vívida para describir los alineamientos de Carnac que la de “dientes de dragón sembrados en surcos”.

Además, continuando con el mito, prodigiosos guerreros nacieron a partir de cada uno de los enormes dientes plantados, los cuales Jasón pudo derrotar arrojando una piedra entre ellos. Este episodio podría ser una referencia a la función de los alineamientos de Carnac como un mausoleo construido con piedras que representaban a los reyes “derrotados” por los príncipes.

Todo comienza a tomar consistencia. El mito de Jasón contendría, por lo tanto, información relativa a los constructores de megalitos, en particular sobre la renovación de sus reyes, un evento muy especial que se desarrollaba de acuerdo con la interpretación que hacían de ciertos ciclos celestes y constelaciones, e involucraba una gran extensión de territorio.

Ya hemos identificado Avebury y Stonehenge como los centros ceremoniales donde tenían lugar los regicidios, Carnac como el mausoleo representacional real, las islas Orcadas como la sede de los sacerdotes-astrónomos, y Newgrange como la necrópolis real original.

La mera enumeración de estos lugares y sus funciones ya nos permite explicar algunos de los movimientos de los reyes, príncipes y sacerdotes, pero ahora se hace evidente que los príncipes, en particular, tendrían que someterse a un largo viaje como rito iniciático antes de ser coronados, tal y como Jasón tiene que hacerlo en el mito para convertirse en rey.

Newgrage: la necrópolis real mayo 24, 2011

Posted by Manuel in megalitismo.
Tags: , , , , , , , , ,
add a comment

 

Los constructores de megalitos dividieron las islas Británicas y la península de Bretaña en cuatro cuadrantes y construyeron sus principales monumentos reales sobre este territorio de acuerdo con el simbolismo asociado a cada punto cardinal. La isla de Irlanda, en el oeste, fue donde erigieron la necrópolis real.

El túmulo con tumba de corredor conocido como Newgrange es sin duda uno de los monumentos megalíticos más importantes y destacados, construido al igual que Avebury y la fase principal de Carnac al final del cuarto milenio a. C. Este monumento se encuentra en el lado norte de un gran meandro del río Boyne, en el este de la isla de Irlanda, conjuntamente con otros magníficos ejemplos de túmulos con tumbas de corredor, como Knowth y Dowth.

Los constructores de megalitos entendían la vida como consecuencia de la unión de dos principios, uno solar y otro lunar (en mitología griega los dioses gemelos Apolo y Artemisa), por lo que, lógicamente, entendían la muerte como el resultado de su separación. Los reyes, como Orión, se considerarían semidioses, en posesión de un espíritu inmortal dentro de un cuerpo mortal.

Gracias a sus conocimientos astronómicos, idearon una “tecnología espiritual” mediante la cual creían controlar el proceso de la muerte y el renacimiento. Los complejos megalíticos de Avebury y Stonehenge fueron diseñados para lograr que los reyes experimentasen el mismo tipo de inmortalidad que Orión, es decir, deberían morir para renacer de nuevo como príncipes.

El mantenimiento ininterrumpido del linaje real se lograba durante la ceremonia de renovación monárquica, celebrada cada 19 años durante los lunasticios. Esta ceremonia tan especial incluía los regicidios, tal como ya expliqué en el los capítulos dedicados a Avebury y Stonehenge, y también la unión sagrada (hierosgamos) de los nuevos reyes y reinas. Los hoyos Y y Z de Stonehenge servían para determinar el momento más propicio, en función de los ciclos de la Luna, en el que celebrar esta unión ritual.

 

Islas Orcadas: sede sacerdotal de Hiperbórea mayo 16, 2011

Posted by Manuel in megalitismo, mitos.
Tags: , , , , , , , ,
add a comment

Las islas Orcadas son un archipiélago de Escocia único por su abundancia de yacimientos arqueológicos neolíticos. El “Corazón neolítico de las Orcadas” es un grupo de monumentos megalíticos en la isla Mainland, el cual contiene un túmulo con una enorme cámara subterránea conocido como Maeshowe, las piedras de Stenness, el anillo de Brodgar (ambos monumentos tipo henge) y Skara Brae, uno de los poblados neolíticos en mejor estado de conservación.

El anillo de Brodgar es el ejemplo más septentrional de monumento tipo henge, comparable en sus dimensiones con los de Avebury y Stonehenge.

Otro enclave arqueológico, llamado Ness de Brodgar, ha sido excavado recientemente entre los anillos de Brodgar y Stenness, y ha proporcionado restos adicionales de viviendas, piedras con grabados, restos de una imponente muralla y un edificio denominado como “la catedral” por sus grandes dimensiones.

La alta concentración de asentamientos neolíticos en este lugar de esta isla tan norteña es algo insólito.

La gente que construyó la enorme cámara de Maeshowe vivía en casas como las de Skara Brae, con abundante mobiliario de piedra e incluso un sistema de cloacas ya en el tercer milenio a. C., rodeados de un paisaje ritual extraordinario formando entre otros monumentos por los enormes anillos de Stenness y Brodgar.

Estas gentes fueron coetáneas de las que construyeron Carnac, Avebury, la fase inicial de Stonehenge y Newgrange (este monumento lo trataremos en un próximo artículo). Esta coincidencia cronológica, y el hecho de que las islas Orcadas se encuentran geodésicamente en las tierras más septentrionales situadas sobre el mismo meridiano que pasa por Carnac (3,2º O), puede sugerir una conexión entre todos estos complejos megalíticos.

La hipótesis de Mackie, proponiendo la existencia de una élite teocrática durante el Neolítico con capacidad de movimiento sobre grandes regiones de Gran Bretaña, irradiando desde las islas Orcadas al norte, podría encajar dentro de un esquema en el que estas islas fuesen las elegidas por los constructores de megalitos para levantar la sede principal donde residían y se preparaban sus sacerdotes-astrónomos.

Pero, ¿por qué razón la construirían en un archipiélago situado tan hacia el norte y tan inhóspito?

La contestación aparece en el libro “Los marineros de piedra”.

Stonehenge: el espejo celeste mayo 6, 2011

Posted by Manuel in megalitismo.
Tags: , , , , , , , , ,
add a comment

 

Stonehenge es indiscutiblemente el monumento megalítico más famoso del mundo. Se encuentra en los llanos del sur de Inglaterra, y su construcción se inició a principios del tercer milenio a. C. como una zanja circular con su correspondiente talud o terraplén exterior. A mediados de este milenio se levantó otro talud circular en la parte interna de la zanja, así como también la parte más espectacular del monumento: un círculo de piedras conocido como círculo Sarsen, hecho con treinta piedras verticales unidas por arriba con otras tantas horizontales. En su interior se erigieron, además, cinco grandes trilitos dispuestos en forma de herradura.

Algunos siglos más tarde, otro círculo y otra disposición en forma de herradura de las llamadas piedras Azuladas fueron añadidos al interior del círculo Sarsen. También se erigió una única piedra, conocida como piedra Altar, como la más próxima al centro geométrico del monumento.

El tránsito del Sol en el solsticio de verano sobre la estrella Régulo, acaecido en el siglo XXIV a. C., sería un evento astronómico especialmente significativo para una cultura solar. En este artículo propongo que este sería el momento elegido para reformar la ceremonia de renovación de la monarquía, con el fin de paliar el problema planteado por la precesión de los equinoccios respecto a la visibilidad de la escena celeste sobre la que modelaban dicha ceremonia.

La solución la encontraron trasladando la ceremonia del verano al invierno. Lo inadecuado del diseño de Avebury para acomodar el cambio necesario de un escenario estático (una única escena celeste) a otro dinámico (varias escenas) motivaría su sustitución por Stonehenge.

La entrada de Stonehenge estaría orientada hacia la salida de Régulo durante el invierno, y no como popularmente se cree hacia la salida del Sol durante el solsticio de verano.

Las piedras Azuladas colocadas dentro del círculo Sarsen fueron traídas desde las colinas Preseli de Gales, situadas a más de 200 km de Stonehenge, un hecho que ha desconcertado a los arqueólogos, pero al que también se puede ofrecer una explicación basada en el firmamento.

Los reyes y los príncipes se reunían para la ceremonia de renovación monárquica en Avebury y posteriormente en Stonehenge llegando desde diferentes direcciones; los príncipes lo harían desde el este, ascendiendo en barco por los ríos Támesis y Kennet, mientras que los reyes llegarían desde el oeste, ascendiendo a lo largo del río Bristol-Avon.

Las personas reunidas para la ocasión vivirían en construcciones provisionales desmanteladas a la conclusión del evento, y cerca de una buena fuente de agua. La ubicación de esta zona residencial provisional en Avebury ya fue sugerida para cada uno de los diferentes participantes. En Stonehenge, esta zona estaría en Woodhenge y Durrington Walls, grandes estructuras de tipo henge construidas próximas al río Salisbury-Avon. Este río estaba conectado con Stonehenge mediante una avenida de unos 3 km de longitud, la cual sería para uso exclusivo de reyes, príncipes, princesas y sacerdotes.

En Stonehenge, la ceremonia comenzaría exactamente al anochecer, cuando los reyes, avanzando por la avenida, alcanzaban la entrada del monumento por el noreste (salida de Régulo), iluminados frontalmente por los últimos rayos solares filtrados a través de las piedras del suroeste.

Los regicidios tenían lugar en el interior del círculo Sarsen durante la culminación de Régulo.

La coronación de los príncipes se celebraba cuando la constelación de la Corona Boreal alcanzaba el cenit y se reflejaba sobre la piedra Altar, con su abertura hacia la entrada, al igual que las herraduras de los trilitos y piedras Azuladas. La salida del Sol, renovado tras el solsticio de invierno, señalaría el momento en el que los príncipes eran declarados como los nuevos reyes.

Una vez que el evento se daba por concluido, los nuevos reyes partirían hacia el sur, navegando por el río Salisbury-Avon hasta desembocar en el canal de la Mancha. Después de cruzarlo se dirigirían a Carnac, en el lado sur de la península de Bretaña, para erigir las piedras en la memoria de sus padres y reyes precedentes, tal y como ya explicamos en el fascículo dedicado a estos alineamientos.